Loading...

Que nuestra realidad se compone de 3 dimensiones espaciales es algo que desde pequeños tenemos asumido como una verdad más. No le damos más vueltas: ancho, largo y profundidad (o altura). Esto se llama también espacio euclídeo.

También es verdad que llevamos años escuchando la posible existencia de una cuarta dimensión que se relaciona con el tiempo, ya que según la teoría de la relatividad de Einstein, el tiempo es maleable y se puede deformar. Es difícil imaginar cómo puede ser una realidad cuatridimensional. Sin embargo, los físicos intentan averiguar cómo podría ser ésto desde hace tiempo y parece, que en estos últimos días, los científicos tienen algo tangible para poder demostrar este hecho.

UNA INVESTIGACIÓN DE VARIOS INTEGRANTES CON UNA META COMÚN

Dos equipos de investigación (uno encabezado por el doctor Michael Lohse y el otro por Oded Zilderberg) enfocaron sus estudios en dos puntos diferentes en sus etapas experimentales y llegaron a conclusiones similares.

Antes de entrar en la fase de experimentación, intentaron comprender qué es exactamente lo que estaban buscando y este es el enigma.

ntenta imaginar un cubo que sea transparente y ten en cuenta que cualquier línea del cubo existe en una sola dimensión. Esto significa que puede ir hacia atrás y hacia adelante. Cuando llega a la esquina, se conecta a otra línea y esta es la segunda dimensión. Significa que ahora es posible viajar hacia atrás y hacia adelante, junto con arriba y abajo. Cuando la línea llega a otra esquina del cubo, se trata de tres dimensiones espaciales.

Bien, el mundo existe en tres dimensiones, pero lo que los estudios están buscando es un efecto de una cuarta dimensión espacial dentro del mundo tridimensional. Los científicos no tienen idea de lo que una cuarta dimensión podría ofrecer, pero si hay una oculta en el fondo de nuestra existencia tridimensional, es posible que los científicos puedan demostrar que está allí.

LOS CIENTÍFICOS BUSCABAN UNA CUARTA DIMENSIÓN ESPACIAL

En un experimento, los científicos observaron el comportamiento de las partículas de luz que se movían a través del vidrio que se había hecho especialmente y que hacía rebotar la luz hacia atrás y hacia adelante entre los bordes. Después de simular los efectos de una carga eléctrica mediante la entrada física, el equipo pudo ver cómo se comportaba la luz y luego pudieron observar si hubiera irregularidades que solo serían posibles si hubiera una cuarta dimensión oculta detrás de la escena.

Otro experimento hizo uso de átomos que fueron superenfriados y mantenidos en su lugar por una grilla de láseres. Los científicos dijeron que se trataba de una bomba de carga y la usaron cuando probaron el flujo de una carga eléctrica al observar cómo respondían los átomos. Los experimentos dieron resultados que sugirieron que hay una cuarta dimensión a pesar del hecho de que no podemos verla. Si bien los científicos no están más cerca de acceder a la cuarta dimensión, sí saben que está ahí y esto les da una imagen de la física más completa y no serán los últimos experimentos que juegan con la idea de la cuarta dimensión.

Quien esté leyendo este artículo seguro que estará pensando que es algo más de lo mismo, pero hay que tener en cuenta que, dos equipos de investigación diferentes, que experimentaban de forma diferente y con metas diferentes llegaron a la misma conclusión y es que: la cuarta dimensión, aunque no la podemos ver, está ahí, solamente hay que saber cómo funciona y qué tipo de aplicaciones podrían salir de esos experimentos.

Estos son los enlaces a la revista Nature donde se publicaron las dos investigaciones distintas: INVESTIGACIÓN 1 e INVESTIGACIÓN 2

En este vídeo, el gran Carl Sagan intenta explicar qué es la Cuarta Dimensión:

Fuente del vídeo: mastertulkas2

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here