Loading...

Un cirujano en el Reino Unido ha admitido tallar sus propias iniciales en los órganos de dos de sus pacientes.

EL CIRUJANO ERA ESPECIALISTA EN HÍGADO, BAZO Y PÁNCREAS

Simon Bramhall era cirujano en el hospital Queen Elizabeth de Birmingham, especializado en hígado, bazo y páncreas. Había trabajado en el hospital durante 12 años, realizando trasplantes y cirugías de rutina. Era un médico respetado y había recibido atención de los medios en 2010 después de realizar un trasplante con el hígado de un paciente que había muerto en un accidente aéreo en el aeropuerto de Birmingham.

Sin embargo, en 2013, mientras un cirujano realizaba una cirugía de seguimiento en una de sus patentes, notaron marcas que no debieron haber estado allí: las letras SB quemadas en su hígado.

Bramhall había usado una viga de argón, que por lo general se usa para evitar que un paciente sangre durante la cirugía, para tallarle sus propias iniciales. Algunos meses después, se encontró que un segundo paciente tenía las iniciales SB talladas en el hígado con el mismo método, informa BBC News .

Fue suspendido y eventualmente presentó su renuncia, pero ahora enfrenta cargos criminales. Apareciendo en el tribunal el miércoles, el hombre de 53 años se declaró culpable de dos cargos de agresión. Se declaró inocente de la acusación más seria de daño corporal real.

LAS MARCAS SUELEN DESAPARECER, PERO AL TENER UNA AFECCIÓN HEPÁTICA ACENTUADA NO

Las marcas dejadas por los haces de argón por lo general desaparecerían por sí mismas, pero se colocaron en pacientes con función hepática ya deficiente, lo que puede ser la razón por la que todavía eran visibles durante las cirugías de seguimiento. No se cree que las marcas mismas perjudiquen la función del hígado en sí.

Sin embargo, Tracey Scriven, una paciente previa a un trasplante a quien le habían dado solo unas semanas de vida, dijo que a ella no le habría importado si el médico le hubiera dejado sus iniciales en su hígado nuevo, y pidió que el hospital lo vuelva a contratar inmediatamente. que él podría “salvar más vidas”.

“Incluso si lo hizo poner sus iniciales en un hígado trasplantado, ¿es realmente tan malo?” Tracey le dijo al Birmingham Mail “No me habría importado si él me lo hubiera hecho. El hombre me salvó la vida”.

Luego de su suspensión, el grupo británico Patient Concern dijo: “Este es un paciente del que estamos hablando, no un autógrafo”, informa The Guardian . En declaraciones a la BBC, el cirujano dijo que tallar sus iniciales en sus pacientes había sido “un error”.

Hablando ayer en la corte, la fiscalía dijo que las acciones de Bramhall no fueron un incidente aislado y requirió “cierta habilidad y concentración”. BBC News informa que la fiscalía afirmó que el acto fue “hecho en presencia de colegas”, que fueron cómplices de “la indiferencia por los sentimientos de los pacientes inconscientes”.

La fiscalía dice que el caso es completamente inusual, y “sin precedentes legales en el derecho penal”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here