/VIDEO – El viajero de Taured, el misterio del primer caso de viaje interdimensional

VIDEO – El viajero de Taured, el misterio del primer caso de viaje interdimensional

El hombre que llegó a Japón ese día en 1954 era ciertamente un extraño en una tierra extraña. Un occidental en la tierra del este, se alzaba por encima de la mayoría de los japoneses que pululaban por el complejo del aeropuerto de Tokio. Pero pronto, los asombrados funcionarios de aduanas descubrieron que el hombre era más que un extraño entre ellos. Era algo más que un simple turista de otro país, era un turista interdimensional.

Hace casi 60 años pasó algo muy extraño en Japón. Partes de esta historia fueron recolectados en varios libros sobre lo extraño de este caso y publicado durante la década de 1950. Una breve referencia al incidente aparece en línea en Dark Stories .

Al reunir todos los detalles que nos fue posible (algunos pueden perderse para siempre en la historia), la historia adquiere un aspecto inquietante y ciertamente califica como una visión más de los mundos infinitos del multiverso.

Vuelo desde un país llamado Taured

El día comenzó como cualquier otro para los hombres y mujeres japoneses que intervinieron sin quererlo en esta enigmática historia en el Aeropuerto Haneda de Tokio. Hicieron una reverencia a sus superiores y tomaron su lugar detrás de los mostradores de las instalaciones ubicadas cerca del área de estacionamiento de la terminal de llegadas internacionales.

Los aviones iban llegando poco a poco desde todos los puntos del planeta y sus pasajeros se retiraban, los recién llegados hacían cola, como siempre, esperando las típicas inspecciones y la anticipación de que les sellaran sus pasaportes y visas para poder embarcarse en el ajetreo y el bullicio de una ciudad cosmopolita como Tokyo vuelve a la normalidad nueve años después del final de la Segunda Guerra Mundial.

Pero lo que comenzó como un día aparentemente normal pronto se convirtió en perplejidad, y luego en asombro, cuando un misterioso pasajero que había volado desde Europa presentó su pasaporte.

Su pasaporte decía que era de un país del que ninguno había oído hablar en sus vida como profesionales. Incluso los funcionarios de aduanas más veteranos se vieron sorprendidos por el pasaporte que, en todos los demás aspectos, parecía auténtico. Según el pasaporte, el hombre era de un país llamado Taured.

Apartaron al viajero hacia un lado y lo acompañaron a una sala de interrogatorios para una entrevista mientras realizaban una verificación de antecedentes.

Este hombre misterioso parecía caucásico, dijo que su país estaba en Europa y llevaba una moneda de curso legal de varios países europeos en una billetera grande y bien hecha.

Extrañeza e ira

Mientras los funcionarios de aduanas estaban cada vez más confundidos, el hombre que tenían retenido se enfurecía cada vez más. Afirmó que estaba en Japón por negocios, el tercer viaje de ese año. Llevaba viajando a Japón a lo largo de cinco años y nunca le había pasado nada parecido, además su compañía era una filial de un conglomerado internacional en crecimiento bastante conocida en ese país.

Si bien era cierto que el pasaporte del hombre corroboraba su historia, el documento tenía muchos sellos de visa y viajes anteriores, no existía ningún registro de su país. Y cuando se contactó con la compañía con la que afirmó tener reuniones pendientes, declararon categóricamente que nunca habían oído hablar de él, ni de la compañía a la cual dijo representar.

Igualmente desconcertantes fueron los otros documentos del hombre: llevaba una licencia de conducir emitida por su país, una licencia de conducir internacional (que tampoco era válida) y un talonario de cheques de una cuenta de banco desconocido.

El hotel con el que insistió que tenía reservas no tenía ningún registro de él.

¿Cómo apareció este extraño viajero en la Tierra equivocada?

Verdaderamente era un extraño en un mundo extraño.

El hombre hablaba varios idiomas, incluido el japonés. Dijo que su lengua materna era el francés y cuando se le mostró un mapa del mundo pareció entrar en un verdadero shock ya que su país no estaba en representado en él.

Dijo a los funcionarios que Taured estaba ubicado en el mapa del Principado de Andorra, parte de España y parte de Francia. Insistió en que no existía ningún país como Andorra y que su país había existido durante casi 1.000 años.

Al pobre viajero solo se le pasaba una pregunta por la cabeza: ¿El mundo entero se había vuelto loco? Los japoneses se preguntaron mientras miraban al hombre imposible si realmente estaba en sus cabales.

Aeropuerto correcto pero en un mundo equivocado

Pasaron las horas y en lugar de obtener las respuestas que esperaban, el enigma simplemente se enrevesaba cada vez más .

Finalmente, el hombre exigió ver autoridades gubernamentales superiores. Ya que pensaba que estaba siendo el objetivo de una broma macabra y cruel.

Después de estar retenido en la estrecha sala de seguridad del aeropuerto durante casi ocho horas, los funcionarios de aduanas se apiadaron de él. Lo enviaron a un hotel cercano con órdenes de que el visitante misterioso aguardase hasta que se tomase una decisión sobre su caso.

La desaparición que cierra cualquier buen relato

En el hotel, dos funcionarios de inmigración recibieron órdenes de no permitir que el hombre saliese de su habitación. Después de comer la cena proporcionada por el servicio de habitaciones de los hoteles, el hombre sin país se retiró a su habitación para dormir.

Los guardias mantuvieron su puesto en el pasillo al lado de la puerta de la habitación del hotel. En ningún momento escucharon ningún sonido procedente de la misma.

A la mañana siguiente, los guardias descubrieron que el extraño europeo había desaparecido. La única salida de la habitación era la puerta que observaban y la única ventana no tenía borde exterior y estaba ubicada muy por encima de una calle concurrida.

¿Qué pasó realmente con este hombre?¿encontró el camino a casa?

Los funcionarios de aduanas e inmigración y la policía de Tokio montaron una búsqueda intensiva, pero finalmente la abandonaron. El hombre del país que no existía no se volvió a ver nunca más. Con un poco de suerte, encontró por fin el camino de regreso a casa, pero ¿cómo?

Fuente del vídeo: gRUNgerOFICIAL